top of page

¿Qué debería utilizar para el almacenamiento local, un servidor nas o un almacenamiento local?

Hay una gran variedad de formas de añadir almacenamiento de datos accesible a una red doméstica o empresarial, pero no todos los equipos son iguales. Determinar la mejor solución es un reto, especialmente para las pequeñas empresas o los usuarios domésticos que no necesitan necesariamente las características y capacidades que requieren las grandes organizaciones.

Entre las soluciones más comunes para elegir están la nube, los servidores internos y el almacenamiento conectado a la red (NAS). Cada uno de ellos tiene ventajas y desventajas en términos de capacidad de expansión, personalización, coste, despliegue y facilidad de uso. Veamos con más detalle cómo las pequeñas empresas pueden hacer la elección más fundada.




De qué va a tratar este artículo:

  • ¿Qué es un NAS y en qué se diferencia de un servidor de archivos?

  • Ventajas y desventajas: NAS vs. Servidores

  • Servidor o NAS para una pequeña empresa

  • ¿Nube o NAS?

  • Elección de los dispositivos NAS

Tanto los servidores de archivos como los dispositivos NAS pueden facilitar el intercambio de archivos entre los dispositivos de una red. Sin embargo, la forma en que lo hacen es muy diferente. Mientras que los dispositivos NAS se venden como soluciones sencillas, el típico servidor de archivos ofrece un hardware más potente y una mayor funcionalidad.

Aunque tanto un servidor de archivos como un dispositivo NAS permiten a los administradores controlar quién tiene acceso a archivos y carpetas específicos, un servidor de archivos suele ofrecer más personalización, opciones de configuración de seguridad y controles de acceso más granulares.

Ésta es sólo una de las principales diferencias. Para profundizar, veamos los pros y los contras de cada uno.

Pros y contras del servidor

Aunque puedan parecer complicados para los no iniciados, los servidores son esencialmente ordenadores diseñados para mantener el 100% del tiempo de actividad. Pueden ir desde pequeñas torres de sobremesa adecuadas para ese fin hasta complejos racks de dispositivos con amplia funcionalidad.

La consideración clave es que los servidores están diseñados para funcionar todo el tiempo al servicio de la red, proporcionando el almacenamiento y la potencia de procesamiento en formas que se configuran a medida para satisfacer las necesidades de los usuarios. Han sido creados específicamente para esta función y pueden montarse o modificarse para que el hardware se ajuste exactamente a lo que se necesita.

Esta ventaja es también el principal argumento a favor de la alternativa del servidor conectado a la red (NAS). El hardware fabricado a medida es más caro y requiere una mayor intervención administrativa para su configuración y mantenimiento, mientras que los dispositivos NAS están pensados para ser soluciones puramente "plug and play" o para proporcionar almacenamiento adicional más allá de lo que ofrecen los servidores en un entorno de red compartido.

Dicho esto, es de esperar que se pague más por un servidor de archivos que por un NAS de especificaciones similares (en términos de capacidad de almacenamiento). La diferencia, además de la configurabilidad añadida, es que el servidor de archivos más costoso tendrá un procesador más rápido, más memoria RAM, requiere el uso de un sistema operativo como Microsoft Windows Server y puede servir para acceder a las aplicaciones cliente-servidor y a las herramientas de administración de la red del host.

La potencia de procesamiento entra en juego con casos de uso de alta demanda, como los servidores de medios que necesitan transcodificar medios a diferentes formatos. De nuevo, esto nos lleva a la potencia y flexibilidad que ofrecen los servidores frente a los dispositivos NAS.

Pros y contras de los servidores conectados a la red (NAS)

Nuestra alternativa relevante es el dispositivo de almacenamiento conectado a la red (NAS). Se trata de un servidor de almacenamiento de datos que permite el acceso a archivos a los ordenadores de una red. Como ya se ha dicho, suelen estar empaquetados como equipos preconstruidos para su uso "plug and play", aunque se pueden construir.

De nuevo, un NAS de nivel básico va a ser más barato que un servidor de nivel básico que tenga la misma cantidad de almacenamiento. Esto vuelve al aspecto de la flexibilidad porque un NAS está realmente construido sólo para almacenar y acceder a los datos.

Es este diseño de propósito único el que se presta a la simplicidad del NAS. Una vez comprado y/o montado el dispositivo, el proceso de configuración es sencillo. Por lo general, sólo es necesario alimentarlas y conectarlas a la red para ponerlas en marcha.

Sin embargo, esa es la contrapartida habitual en la tecnología. La facilidad de instalación implica una menor capacidad de configuración y personalización del NAS, y las reparaciones suelen ser más difíciles de realizar en estas unidades autónomas que en los servidores de archivos.

Servidor vs. NAS para pequeñas empresas

Un dispositivo NAS se presenta como una solución menos complicada para el reto de almacenar y compartir los archivos de su empresa en una red. En concreto, los fabricantes de NAS se apoyan en la idea de que los empresarios buscan la solución más sencilla para resolver este problema, y que la configuración de un servidor de archivos tradicional es demasiado complicada para satisfacer esa necesidad.

Además, los NAS se lanzan a por el precio. Dado que un dispositivo NAS suele ser menos costoso que un servidor de archivos con especificaciones de almacenamiento similares, puede parecer una forma más rentable de satisfacer la necesidad de almacenar y compartir archivos.

Ambas afirmaciones son generalmente ciertas, pero hay dos problemas clave con los dispositivos NAS que deben sopesarse frente a estos puntos de venta.

La primera preocupación es que los sistemas NAS son implementaciones propietarias de un estándar abierto. Un servidor de archivos tradicional de Windows es esencialmente una implementación abierta, lo que significa que puedes acceder a él, configurarlo, sincronizarlo, protegerlo y utilizarlo como quieras. Los dispositivos NAS quitan esa libertad al bloquear esencialmente el potencial del servidor detrás de una interfaz frontal "fácil de usar". De nuevo, cuando se simplifica la tecnología, normalmente hay que quitarle muchas de sus características.

El problema que esto crea es una especie de falsa simplicidad que en realidad va en contra del objetivo de tener servidores en primer lugar. Un dispositivo NAS podría potencialmente hacer más, pero está intencionadamente cojo para facilitar su uso. Se trata de gastar el dinero para llegar al 90% del camino hacia una solución de hardware, y luego tener una buena parte de ese potencial bloqueado encima.

En resumen, la pregunta no es realmente "NAS o servidor de archivos", sino "¿necesita tu pequeña empresa un servidor y punto?"

Si la respuesta es un sí rotundo, entonces es casi seguro que te vas a beneficiar más de un servidor en lugar de limitarte con un NAS. Si no estás seguro de la respuesta o si realmente sólo necesitas un poco de almacenamiento compartido- entonces tu opción más prometedora será probablemente la nube.

Los dispositivos NAS son una especie de vestigio de una época en la que los dispositivos informáticos y de red tenían que vivir en la oficina. Hoy en día, ni siquiera los trabajadores tienen que estar en la oficina, por lo que la nube se ha convertido en la respuesta a la mayoría de los retos de almacenamiento y compartición de archivos de las empresas.

Dado que las opciones en la nube son asequibles, escalables y fáciles de usar, hacen todo aquello para lo que fue diseñado un NAS... pero normalmente mejor. Si bien esto es cierto, ciertamente puede ser correcto tener una copia local de su archivo en un NAS o mantenerla a mano para archivar los archivos más antiguos que no desea pagar o tener el desorden de su almacenamiento de archivos en la nube.

Cómo elegir entre un NAS o un servidor

Hay algunos casos extremos en los que un NAS podría seguir teniendo sentido. Si entras en esa pequeña categoría en la que la nube no encaja, tendrás que evaluar algunos otros puntos para determinar si el NAS es una alternativa viable. Hemos abordado muchas de estas consideraciones en los pros y los contras, pero repasemos:

Facilidad de uso: El NAS es más básico que un servidor de archivos en el sentido de que no necesita administradores de sistemas para cuidar el hardware o los datos.

Funcionalidad: Considera el tamaño de tu operación y cuánto pretendes crecer en el futuro. Los sistemas NAS suelen considerarse viables para las pequeñas oficinas que comparten archivos entre dos o tres dispositivos. En el futuro, la ampliación de la escala implica más compras y más unidades o dispositivos.

Espacio disponible: Una configuración de NAS no suele requerir mucho espacio, mientras que incluso algunas configuraciones de servidores de nivel inferior requieren un bastidor del tamaño de un pequeño armario. Las torres de servidores del tamaño de un ordenador de sobremesa no ocupan mucho más espacio que un PC normal, y el almacenamiento en la nube no ocupa ningún espacio físico.

La seguridad de los datos: La seguridad es generalmente mejor en un servidor de archivos o en la nube que cuando se utiliza un NAS, simplemente porque los administradores de TI y los proveedores de la nube tienen expertos en ciberseguridad encargados de proteger esos activos. Los dispositivos NAS suelen limitar las medidas de seguridad que se pueden implementar en sus sistemas.

Capacidad de compartir: Elija un NAS que permita controlar el acceso de los usuarios, lo cual es importante para la seguridad de los datos. Poder conceder o revocar los derechos del usuario de forma temporal o permanente mientras los datos se mueven dentro y fuera de la red ayudará a evitar costosas violaciones de datos o problemas de cumplimiento.

Conclusión

El almacenamiento electrónico de datos es un aspecto importante de cualquier empresa moderna. Desde las pequeñas empresas hasta las grandes corporaciones, todos necesitamos formas fiables y seguras de compartir y almacenar datos.

Existen varias opciones y dispositivos excelentes que nos ayudan a almacenar y compartir esos datos. Durante muchos años, el servidor de archivos tradicional ha sido la opción preferida, en la que un ordenador actúa como servidor centralizado y almacena los datos para que todos los demás ordenadores puedan acceder a ellos. El siguiente paso en esa evolución fue el rentable y sencillo Network Attached Server. Aunque esta opción tiene un par de ventajas, los avances en la tecnología de la nube han eliminado casi por completo la necesidad de sistemas NAS en un entorno de pequeña empresa.

Para aquellos que todavía encajan en esa categoría de casos límite de usuarios viables de NAS, hemos esbozado las consideraciones más importantes que tendrá que entender antes de seleccionar una solución.

NinjaOne ofrece una serie de opciones para la gestión de servidores y NAS

  • Ninja Data Protection

  • Gestión automatizada de parches

  • Herramientas de acceso remoto integradas

  • Potente motor de scripting

  • Supervisión en tiempo real de los puntos finales

  • Documentación

27 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page